Esta entrada va a resultar de especial interés para algunos compañeros y compañeras del gremio de los correctores; al menos eso espero. Aunque espero que también resulte útil para los ávidos de información, los que utilizan Word muy a menudo en su trabajo o para los osos hormigueros, que también tienen derecho a la curiosidad.

Como he señalado en otras ocasiones, el trabajo del corrector no se limita solo a corregir la ortografía y la gramática de un texto, sino que sus funciones se extienden a que todo el texto quede limpio y unificado. Entre otras cosas, por ejemplo, en las segundas correcciones, un corrector ortotipográfico, ante un libro de cocina, que suelen llevar una gran cantidad de imágenes, deberá poner especial atención a la posición de las mismas para que no pisen texto; o fijarse en que en la lista de ingredientes la unidad de medida es siempre la misma y de la misma forma (g, gr. o gramos, pero no alternativamente g, gr. o gramos).

Lo mismo sucede con los efectos de las tipografías como la cursiva o la versalita.

Los siglos en nomenclatura romana, por ejemplo, siempre deben ir en versalita. Aunque no es normativo, si existe consenso ortotipografico. ¿La razón? Que si se ponen en mayúscula, la altura de los números romanos es mayor que la del resto de la línea. La cursiva, por su parte, tiene varios usos: desde dar énfasis a una palabra (para lo que algunos utilizan las comillas), resaltar de ese modo una palabra porque es de otro idioma o incluso para las citas.

Bien, supongamos que al corrector le ha llegado un texto en el que el autor ha hecho un uso indiscriminado de la cursiva, y que una vez hecha la primera corrección, y purgado el texto de cursivas innecesarias, quiere asegurarse de que no ha quedado ninguna cursiva aislada que rompa la unificación. Con Word pueden buscarse muy fácilmente, así como las versales y otros efectos. ¡Tienes la solución!

Corrector, Word, Corrección de textos, corrección de libros, Daniel García Raso, Servicios editoriales, Búsqueda cursivas, Búsqueda versales, Ortotipografía, Unificación

Para ello basta seguir los siguientes pasos:

  1. En en la caja de la cinta de herramientas «Edición», haz clic en la flecha que se encuentra al lado de «Buscar» y selecciona «Búsqueda avanzada». Aparecerá la ventana «Buscar y reemplazar».
  2. Una vez aquí, haz clic en «Más» y aparecerán otras opciones.

  3. Busca «Formato», abajo a la izquierda, y selecciona «Fuente». Se abrirá una ventana parecida a la que se abre cuando pinchas en la caja de «Fuente».

  4. Una vez abierta, selecciona «Cursiva» en la ventana «Estilo de fuente», acepta y te redirigirá a la ventana de «Buscar y reemplazar».

  5. Ahora solo tienes que ir haciendo clic en «Buscar siguiente» y te irán apareciendo todas las cursivas (o versalitas, tachados, superíndices, negritas…) que contiene el texto.

     

Y ya está, así de sencillo. Parece una futesa, pero os aseguro que en más de un texto os sacará de un aprieto. ¡Hasta la próxima!

Búsqueda de cursivas y otros efectos tipográficos en Word

Minientrada